Saltar al contenido
Tucasainteligente

Sensores de Humo

8 septiembre 2019

Durante décadas, las alarmas contra incendios solo han podido ser activadas a través de detectores térmicos de incendios instalados en habitaciones como la cocina por citar un ejemplo.

El desarrollo para lograr un dispositivo que sea capaz mediante una reacción casi instantánea de detectar la aparición de las partículas de humo más pequeñas, como el hollín o materiales orgánicos quemados. Hizo una verdadera revolución técnica en el diseño de instalaciones anti incendios.

 Muchos expertos del cuerpo técnico y de ingeniería que realizan investigaciones en la materia, predijeron el fin inminente de los detectores de calor obsoletos. Sin embargo, en la práctica resultó no ser así, pero esta es una historia diferente…

Si entramos en detalles, dentro de los detectores de incendio la parte del dispositivo capaz de captar signos de un incendio inicial que responde directamente a cambios en factores externos se llama sensor, generando así una señal de alarma, en forma de un pulso eléctrico a través de los cables al dispositivo.

Sin entrar en las complejidades de la estructura interna, el principio de funcionamiento de tales dispositivos, sobre el cual se ha escrito mucho en la literatura puramente técnica, incluidos tesis de grado, descripciones detalladas de productos con diagramas, figuras, tablas, gráficos, descripciones largas, a menudo bastante estúpidas, en sitios de prevención de incendios. Para no divagar e ir directo al punto que interesa. Se puede decir que existen cuatro tipos de detectores de incendio según el principio de detección de las partículas de humo.

Mediante ionización

Estos están conformados por dos placas cargadas eléctricamente y además poseen una fuente radioactiva para ionizar el aire entre las placas. (Americio Am-24 )

Al ser las partículas de humo más grandes que las moléculas de aire ionizadas chocan y se mezclan entre ellas, de esta manera al entrar el humo a las cámaras de ionización un mayor número de partículas ionizadas se combinan, lo que provoca que la cantidad de partículas ionizadas disminuya su número. Al ocurrir este fenómeno se produce una disminución de la corriente eléctrica en la cámara, esta disminución es detectada por los circuitos electrónicos de la cámara y lanza la señal de alarma.

Detectores de humo ópticos

El principio de funcionamiento de este tipo es mediante la interrupción de un haz de luz provocado por el humo que entra a la cámara. Este humo reduce la luz que llega al dispositivo
fotosensible produciéndose variaciones eléctricas en el circuito electrónico de control, lo que al sobrepasar el umbral programado se dispara una señal eléctrica. Es importante señalar que dentro de estos tipos de circuitos existen los analógicos y los digitales. Que se emplean según el fabricante del detector.

Detector de humo por aspiración

A este tipo de detectores se le conoce como detectores activos ya que toman una muestra de aires de las zonas destinadas a ser protegidas. Esta muestra de aire es transportada mediante la red de muestreo hasta la cámara de análisis. Donde es testeada la calidad del aire y de esta manera saltaría o no la alarma. Importante señal que los otros tipos de detectores obtienen la muestra de humo de forma pasiva.

Detectores de humo lineales

Este tipo de detector de humo o incendios consta de un receptor y un emisor. Que se enlazan mediante una secuencia única y sincronizada de pulsos ultravioletas e infrarrojos. Esta secuencia es muy importante ya que mediante ella se puede discriminar partículas de polvo, objetos y haces de luces que puedan interferir en la correcta detección de humo.

Aspectos a tener en cuenta para instalar un detector de humo

Los primeros tres tipos de sensores de humo se les conocen como puntuales o de punto, porque toda su estructura está montada en un cuerpo. Entonces, dichos dispositivos constan de dos elementos: un radiador y un receptor que analiza los cambios en la densidad del aire en la sala protegida. Lo que posibilita la instalación a distancias significativas entre sí, hasta 100 m, lo que les permite proteger grandes áreas, incluso en una estructura compleja.
Los detectores de humo puntuales están diseñados principalmente para proteger áreas con alturas pequeñas, como de habitaciones en condiciones normales. En la práctica le permite instalar en la mayoría de las habitaciones, vestíbulos, pasillos, oficinas, habitaciones, habitaciones de hotel. Lo que permite que con solo instalar no más de dos en una habitación no se dañe el entorno arquitectónico ni visual de la misma.

Además, los detectores de humo pueden ser detectores de incendios analógicos, de dirección e incluso de dirección analógica, lo que permite, según su principio de respuesta, tácticas de detección de incendios, y diseño.

Incremente la seguridad en su casa instalando sensores de Humo inteligentes.

Los tradicionales sensores de humo que puedes tener instalado en tu hogar en vez de ser una solución al problema en muchas ocasiones no se activan debido a que los tienes apagados por el molesto ruido que hacen, por disparase solos o porque la carga de la batería esta agotada.

Estos problemas ya han quedado atrás. Con los nuevos sensores de humo y CO2 inteligentes. Las alertas sonoras son amigables, los puedes silenciar fácilmente desde el teléfono. Y por si fuera poco además te avisan del nivel de carga de la batería.

Seamos consiente si instalamos algunos de estos sensores en casa no es para tenerlos apagados.